Estela 17-04-18


Hace 40 años no existía internet y gran parte de la publicidad se realizaba en la prensa escrita. Los anuncios clasificados o “por palabras”, como los llamábamos, ocupaban páginas y páginas en los periódicos.

El volumen de anuncios que se publicaban diariamente era inmenso. No eran anuncios visualmente creativos pero era una publicidad entre personas, cercana, de la calle, que plasmaba el día a día de la gente y sus necesidades; buscabas ese coche para comprar, o un trabajo, o alquilabas una casa, o vendías un abrigo de piel, etc. Se intentaba con el menor número de palabras decir lo que se quería vender, comprar, alquilar o buscar.

Poco a poco todo eso fue evolucionando, aunque casi todo se movía alrededor de los mismos medios. Se iba adecuando la manera de distribuir los anuncios en esas páginas, para que fueran más fáciles de encontrar por el usuario.

Al tiempo aparecieron los periódicos especializados en anuncios clasificados. Las secciones se fueron reestructurando, adaptándolas al momento y diversificando, tratando de ordenar cada vez más todo.

Cuando fue el boom de las inmobiliarias tenías la posibilidad en buscar inmuebles por ciudad, zona, precio, etc. e incluso junto a los anuncios ya aparecían anuncios en formatos más creativos, con fotos e imágenes que hacían a estos periódicos más atractivos y que llamaban mucho más la atención de compradores y vendedores. Todo para que visualmente fuera más cómodo y rápido de utilizar.

Actualmente ya casi no quedan periódicos de anuncios clasificados en papel (esencialmente debido a los costes de infraestructura que lleva el poder hacerlos y por el alto precio del papel). Hoy la mayoría de clasificados esta en internet, en portales específicos en los que anunciarse y de manera gratuita.

Internet ha revolucionado el mundo de la publicidad y sobre todo en lo que respecta a anuncios clasificados. El boom de la informatización hizo que los anuncios clasificados adquirieran otro significado, tomando un nuevo impulso y traduciendo en una mega ampliación del mercado hasta llegar a la gratuidad del anuncio. Antiguamente en la prensa había que pagar por cada palabra que se anunciaba y hoy en internet no.


Ni hablar de la velocidad que proporciona Internet, cosa que hace cada vez más común que cualquiera de nosotros pueda ofrecer lo que se nos ocurra, sin costo, a infinidad de personas y realizar transacciones rápidamente, incluso a muchos kilómetros de distancia.

Hoy contamos con numerosos clasificados online, como Globatium.net, la forma más efectiva de encontrar u ofrecer servicios o cosas.

Globatium.net es el Clasificado de Iberoamérica y hoy está presente en más de 20 países.